Fisioterapia Sol y Luz

PODOLOGÍA

La podología es la rama de las ciencias de la salud que se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de las diversas patologías, enfermedades y alteraciones que sufren los pies. Las competencias de la podología se circunscriben en diagnosticar, prescribir, administrar y aplicar tratamientos farmacológicos, ortopodológicos, físicos y quirúrgicos oportunos.

El pie es una de las partes del cuerpo que más sufre y menos cuidamos, soporta el peso del cuerpo, nos ayuda a caminar, bailar y hacer deporte, y solo nos acordamos de él cuando duele. Los pies tienen una estructura de 26 huesos, 107 ligamentos, 33 articulaciones y 20 músculos.

SERVICIOS PODOLOGÍA
¿Qué tratamiento necesitas?

Apartado de la podología que estudia y trata las enfermedades de las uñas y piel, así como uñas engrosadas y/o incarnadas, hongos en uñas y piel, verrugas plantares, helomas y callosidades, problemas de sudoración, grietas y cualquier patología que afecte al bienestar del paciente.

El estudio digitalizado de la marcha nos permite evaluar el comportamiento de los pies tanto en estática como en dinámica. Para ello, realizamos mediciones con una plataforma de presiones que nos digitaliza la huella en el ordenador cuantificando los puntos de presión. Con ello podemos diagnosticar, prevenir y tratar cualquier lesión muscular y osteoarticular, como fascitis plantar, tendinopatías, esguinces, talalgias, metatarsalgias… El tratamiento es totalmente personalizado.

Para tratar las patologías que nos podemos encontrar tenemos varias opciones, entre las cuales están las ortesis a media. Hay dos tipos de ortesis:

  • Ortesis plantares: Pantillas realizadas a medida para conseguir estabilizar la pisada.
  • Ortesis de silicona: Piezas de silicona realizadas a medida para corregir, proteger y prevenir diversas patología a nivel de los dedos de los pies (dedos en garra, aparición de juanetes, callos en los dedos…).

También se complementan estos tratamientos con vendajes y estiramientos para mejorar la función de las estructuras afectadas.

Realizar una revisión podológica a tiempo a los niños es muy recomendable para controlar la evolución de la marcha. Diagnosticar de forma precoz cualquier patología es esencial para comenzar tratamientos sencillos mediante ejercicios adaptados, plantillas personalizadas, férulas y una correcta elección del calzado, ya que es primordial para la salud de los pies.

La edad produce una serie de cambios en la piel y en las uñas que se tienen que cuidar.

La grasa plantar puede modificar su propiedad de amortiguación y a su vez tener también deshidratación lo que provoca que se produzcan más lesiones. Las uñas también sufren cambios en su estructura y en su grosor.

El cuidado de los pies de las personas de edad avanzada adecuado así como ayudas con calzado o plantillas pueden ayudar al bienestar del paciente y a su autonomía.

El mejor tratamiento para el pie diabético siempre es el preventivo. Se debe realizar antes de que aparezcan las complicaciones. Lo aconsejable, aunque carezca de síntomas, es una vez cada 6 meses, donde se le hará un examen exhaustivo para valorar la circulación y la sensibilidad, y comparar si existen cambios a lo largo del tiempo. En caso de alguna complicación debe acudir de inmediato.

El pie diabético sufre muchas complicaciones que afectan a los pies, dos de ellas son la mala circulación y la neuropatía. Esto conlleva en numerosas ocasiones a aparecer lesiones en los pies que pasan desapercibidas por la ausencia de dolor, pero que si no se tratan a tiempo pueden generar un grave problema, muchas veces irreversible.

La cirugía menor ambulatoria es una alternativa definitiva a fracasos de tratamientos conservadores utilizados previamente. Se puede realizar mendiante técnicas mínimamente invasivas o mediante cirugía abierta, dependiendo de las indicaciones en cada paciente. Esta cirugía abarca desde escisiones en piel como son las biopsias (fibromas, helomas, papilomas…), cirugía ungueal (uñas incarnadas recidivantes y malformaciones ungueales), cirugía de partes blandas (tenotomías y capsulotomías) y cirugía osteoarticular (dedos en garra, juanetes, exostosis…).

Los efectos del láser en podología son antiinflamatorios, analgésicos, acelera la reparación tisular y la reproducción celular, mejora la actividad vascular e incrementa la actividad metabólica.

Las indicaciones del láser son las siguientes:

  • ONICOMICOSIS: Tratamiento de HONGOS en las uñas.
  • PAPILOMAS (verruga plantar): Carbonización o coagulación de papilomas.
  • ALGIAS: Neuroma de Morton, fascitis plantas, tendinitis, …
  • CIRUGÍAS: Corte y coagulación de rejido. Cirugías de uñas y papilomas.

La ecografía tiene un sinfín de posibilidades diagnósticas en podología, y también nos garantiza el éxito en el tratamiento por su gran precisión. Una de las grandes ventajas es que es una técnica no invasiva.

Con la ecografía podemos observar tejidos blandos como tendones, músculos, ligamentos, nervios y vasos sanguíneos, y nos permite realizar técnicas en dinámica como infiltraciones y técnicas quirúrgicas ecoguiadas.

Además del aspecto estético, reconstruir las uñas con gel de clotrimazol tiene un efecto terapéutico, ya que este gel contiene un fármaco que combate los hongos y previene su aparición. Después de la aplicación del gel su aspecto es muy natural y se puede usar esmalte de color.

MÁS SERVICIOS
Tratamientos personalizados

¿Te contamos algo interesante?

decálogo para mantener sanos los pies
  • Examine regularmente sus pies aunque no le duelan. Es su medio de locomoción para toda la vida.

  • Lávese los pies a diario y séquelos bien, especialmente entre los dedos.

  • Corte las uñas de los pies de forma recta, pero no demasiado cortas y vigile cualquier alteración como engrosamiento, cambio de color etc ya que pueden esconder distintas enfermedades.

  • Es muy importante la elección del calzado adecuado. Cómprelos al final del día cuando los pies están más dilatados. Debe proteger al pie, ajustarse al mismo sin oprimirlo y ser de materiales naturales. El tacón no debe sobrepasar los 4 ó 5 centímetros y la puntera será lo suficientemente amplia.

  • Seleccione el tipo de calzado en función de la actividad que va a realizar (andar, trabajar, deporte…)

  • Utilice más de un par de zapatos y alterne su uso. Deséchelos si están gastados o deformados.

  • Evite andar descalzo, sus pies están más expuestos a lesiones e infecciones, aunque los baños en el mar son recomendables.

  • Sea cauteloso con los remedios caseros, el autotratamiento puede dar lugar no sólo a no eliminar el dolor sino a provocar otros.

  • Controle las grietas y heridas en la piel, pueden anunciarle patologías solapadas.

El dolor de pies no es normal. Si éste se produce y persiste, consulte a su podólogo/a.